Obispos de Bolivia demandan transparencia en la campaña electoral




LA PAZ, 22 Ago. 14 (ACI/EWTN Noticias).- En un comunicado del 21 de agosto, los Obispos de Bolivia demandan “transparencia en la campaña electoral, presentación de planes y programas en función del bien común, dignidad para todos e imparcialidad del Tribunal Supremo Electoral”.

“La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana observa con atención y preocupación el proceso electoral en marcha. Constatamos algunas amenazas que pueden debilitar la institucionalidad democrática y su servicio al bien común de la sociedad boliviana”, comienza diciendo el mensaje.

Del mismo modo, los Prelados señalan que desde un principio se han realizado enfrentamientos verbales de denuncias, insultos y descalificaciones mutuas entre algunos candidatos. Lo que no favorece a la información y propuestas electorales serias.

“Se dejan de lado problemas estructurales y realmente delicados como la pobreza persistente, el crecimiento de la inseguridad ciudadana, una deficiente administración de justicia, el crecimiento del narcotráfico, el estancamiento de los servicios de educación y salud frente a las eternas promesas de su transformación”, añaden.

Asimismo, invocan a no buscar el poder por el poder y resaltan los resultados del proceso de consulta, en los nueve departamentos, que la Iglesia dio a conocer a través de la Pastoral Social Cáritas. En ellos se identificaron importantes demandas y propuestas de la ciudadanía en lo económico, social, político y de recursos naturales.

“Fue un importante ejercicio ciudadano que se hizo conocer también oportunamente a las agrupaciones políticas participantes. Son demandas ciudadanas que esperan ser atendidas con respuestas y propuestas claras para el futuro de nuestro país”.

Luego mencionan que la desigualdad de condiciones en la contienda electoral debilita la credibilidad democrática, como en la caso del partido de gobierno donde “es evidente que se usan recursos del Estado con una clara intencionalidad de reconocimiento y, por consiguiente, de prolongación en esferas de poder”.

Más adelante señala la importancia de los medios de comunicación social que deben seguir alentando espacios de información y conocimiento en respuesta a las necesidades e intereses de la población, “evitando todo exceso, manipulación y culto al espectáculo promoviendo una información veraz y responsable.”

Finalmente, los Obispos convocan a la ciudadanía a hacer prevalecer su derecho a obtener de las agrupaciones políticas una lectura objetiva y propuestas serias y la anima a prepararse con responsabilidad para el día de las elecciones.

Perú: Gobierno condena asesinato de James Foley y persecución religiosa en Irak y Siria




LIMA, 22 Ago. 14 (ACI/EWTN Noticias).- El Gobierno de Perú expresó hoy su condena al asesinato del periodista James Foley a manos del Estado Islámico, al tiempo que expresó su rechazo por la persecución religiosa que este grupo extremista realiza en Irak y Siria.

En un comunicado realizado a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, el gobierno de Perú señaló que “condena de la manera más enérgica el execreable crimen perpetrado contra el periodista estadounidense James Foley”.

“Al mismo tiempo expresa su solidaridad y condolencias a su familia y colegas”.

El gobierno peruano manifestó además “su más categórico rechazo a todo acto terrorista y de agresión contra las minorías religiosas y étnicas de Irak y Siria, así como toda violación al derecho a la vida y a la integridad de las personas”.

“Este acto de barbarie que demuestra los límites irracionales del fanatismo político-religioso, constituye un desafío intolerable a la convivencia civilizada y merece la respuesta más rotunda de rechazo de la Comunidad internacional”, concluyó.

Comunicado: Gobierno del #Perú condena crimen contra periodista James Foley pic.twitter.com/lfnc8ip9vV

— Cancillería del Perú (@CancilleriaPeru) agosto 22, 2014

La Cámara de Diputados de Chile hizo lo propio ayer, solicitando a la presidenta Michelle Bachelet que condene la persecución contra los cristianos realizada por el Estado Islámico en Irak, y la alentó a recurrir a la ONU para una “pronta solución”.